image

Japón vuelve a cerrar sus fronteras debido a la nueva variante del COVID-19

El 8 de noviembre, Japón volvió a permitir la entrada al país de nuevos estudiantes internacionales, aprendices técnicos y viajeros de negocios. Lamentablemente, en lugar de ser el primero de una serie de pasos firmes hacia la reanudación de los viajes turísticos regulares entre Japón y otras naciones, la relajación de las restricciones ha resultado ser un momento demasiado breve de respiro antes de una nueva crisis del coronavirus.

Japón

El lunes, exactamente tres semanas después del inicio de las normas de entrada relajadas, el Primer Ministro Fumio Kishida anunció que Japón vuelve a cerrar sus fronteras a todas las nuevas llegadas de extranjeros. Kishida hizo el anuncio por la mañana, y las nuevas restricciones entraron en vigor a medianoche, menos de 24 horas después.

El motivo del endurecimiento de los protocolos es la preocupación por la posible propagación de la variante omicron del coronavirus. En el momento del anuncio no se había confirmado ningún caso de omicron en Japón, pero un hombre de 30 años que entró en el país el domingo procedente de Namibia dio positivo al coronavirus a su llegada al aeropuerto de Narita, el mayor centro aéreo internacional del área de Tokio. El martes, fuentes gubernamentales confirmaron que el hombre es portador de la variante omicron, según informaron la cadena pública NHK, Kyodo News y otros muchos medios de comunicación.

Los ciudadanos japoneses y los residentes extranjeros que regresen al país también se enfrentarán a normas más estrictas, ya que se les pedirá que se aíslen en casa o en instalaciones de cuarentena durante 14 días al entrar en Japón. Está previsto que las nuevas medidas de precaución continúen durante un mes.