image 87

El autor de Please Tell Me! Galko-Chan fue detenido por posesión de pornografía infantil

El creador de Please Tell Me! Galko-Chan ha sido detenido por intentar importar pornografía infantil a Japón. Según informa Asahi News, el dibujante de manga Kenya Suzuki se enfrenta a una pena de prisión tras violar las leyes de protección de menores del país. Al parecer, Suzuki intentó que le enviaran por correo varios libros de fotos con material ilícito desde Alemania. Las autoridades registraron la casa de Suzuki en julio, donde además de los libros importados ilegalmente, encontraron más de cuarenta libros y revistas que también contenían pornografía infantil. “No podía conseguir libros de fotos de desnudos de niños extranjeros y los quería a toda costa”, dijo Suzuki a las autoridades, y añadió: “No podía controlarme”. Antes de la detención, un amigo denunció brevemente la desaparición de Suzuki el 13 de diciembre. Más tarde fue encontrado el 14 de diciembre.

image 86

El autor del manga está acusado de violar la Ley de Japón sobre el Castigo de las Actividades Relacionadas con la Prostitución Infantil y la Pornografía Infantil y la Protección de los Niños, una serie de leyes que prohíben la posesión, distribución o importación de pornografía infantil. Según la ley, quien sea sorprendido con pornografía infantil se enfrenta a hasta tres años de prisión, así como a una multa de 3 millones de yenes (unos 26.000 dólares).

Suzuki es conocido por haber creado el manga Please Tell Me! Galko-Chan, una serie de comedia sobre una chica de secundaria que forma parte de la subcultura “gyaru” de Japón. El manga fue adaptado en una serie de anime de 12 episodios en 2016 por el estudio Feel, que es más conocido por crear la serie secuela My Teen Romantic Comedy SNAFU TOO! La adaptación al anime fue dirigida por Keiichiro Kawaguchi, que también dirigió Phantasy Star Online 2: The Animation y actualmente está trabajando en la última entrada de la franquicia Prince of Tennis. El anime de Galko-Chan puede verse actualmente en streaming en Crunchyroll.

Suzuki no es la primera figura conocida dentro de la industria del anime y el manga que se enfrenta a acusaciones relacionadas con la pedofilia. En 2017, el creador de Rurouni Kenshin, Nobuhiro Watsuki, también fue acusado de posesión de pornografía infantil. Las autoridades detuvieron al dibujante de manga después de que se encontraran en su casa y en su oficina varios DVD con imágenes de niños menores de 15 años. “Me gustaban las niñas desde los cursos superiores de la escuela primaria hasta aproximadamente el segundo año de la escuela secundaria“, dijo Watsuki a las autoridades. El autor recibió una sentencia leve, ya que sólo se le impuso una multa equivalente a unos 2.000 dólares. Shueisha, la editorial detrás de Weekly Shonen Jump, reanudó de forma polémica la publicación de Rurouni Kenshin apenas unos meses después de que se dictara la sentencia de Watsuki. En 2020, Tomohiro Maki, presidente del estudio de animación Gainax (Neon Genesis Evangelion, Gunbuster,) fue detenido por abusar de una adolescente. Fue condenado a dos años y medio de prisión.