portada oshiete galko chan 3

El autor de Please Tell Me, Galko-chan es condenado a prisión suspendida

Un tribunal japonés ha declarado que el creador de Please Tell Me, Galko-chan, Kenya Suzuki, es culpable de importar pornografía infantil.

Tal y como informa Sankei News y traduce Crunchyroll, la sección de Okazaki del Tribunal de Distrito de Nagoya ha condenado hoy a Suzuki. El juez del caso declaró que los delitos del autor del manga eran “un acto malicioso que promueve la explotación sexual de los niños y es perjudicial para la salud de la sociedad”, y condenó a Suzuki a una pena de un año y dos meses de prisión, que se suspenderá durante tres años. De acuerdo con la legislación japonesa, esa sentencia significa básicamente que Suzuki quedará en libertad, pero estará en libertad condicional durante tres años; si se le declara culpable de otro delito durante ese tiempo, tendrá que cumplir su condena completa en prisión.

Visual 2 2

Los cargos contra Suzuki se presentaron por primera vez en diciembre, después de que las autoridades sorprendieran al autor de manga intentando importar libros con material ilícito desde Alemania a Japón. Las autoridades registraron la residencia de Suzuki, donde al parecer encontraron más de cuarenta libros y revistas que contenían pornografía infantil. Tras su detención, Suzuki habría declarado a las autoridades que “no podía conseguir libros de fotos de desnudos de niños extranjeros y los quería a toda costa… No podía controlarme”.

El tribunal declaró que, a pesar de la naturaleza de los delitos cometidos por Suzuki, se le imponía una sentencia suspendida debido a las “ramificaciones sociales” del delito al que ya se ha enfrentado, a saber, la suspensión de su trabajo y la retirada de sus títulos de Comic Walker de Japón, una de las mayores plataformas digitales de manga de la región. En un comunicado publicado en su cuenta personal de Twitter, Suzuki declaró: “Estoy profundamente avergonzado por mi propia falta de conciencia y mi comportamiento superficial… Lo siento de verdad“.

Suzuki terminó su declaración diciendo que el futuro de Please Tell Me, Galko-chan y sus otras obras sigue sin decidirse. La publicación de la serie se suspendió el pasado mes de junio. En 2016 se produjo una adaptación al anime de 12 episodios de la serie. El incidente ha suscitado comparaciones con un caso similar del creador de Rurouni Kenshin, Nobuhiro Watsuki. Watsuki fue condenado por poseer un gran volumen de pornografía infantil en 2017, y el autor declaró públicamente que “le gustaban las niñas desde los grados superiores de la escuela primaria hasta alrededor del segundo año de la escuela secundaria.” Watsuki también recibió una sentencia leve, siendo multado con el equivalente a $2000 USD por sus crímenes. Shueisha, la editorial que está detrás de la Weekly Shonen Jump, reanudó de forma controvertida sus relaciones con Watsuki y la publicación de Rurouni Kenshin apenas unos meses después de que el autor fuera condenado.