image 328

¿Cómo cambió Yu-Gi-Oh! en el paso del manga al anime?

Yu-Gi-Oh! es una de las franquicias más exitosas de las últimas dos décadas. El título, que originalmente era un manga por entregas que se publicó de 1996 a 2004, ha dado lugar desde entonces a numerosas series de anime, videojuegos y uno de los juegos de cartas coleccionables más vendidos de la historia. Además, la adaptación al anime de 2002 de Yu-Gi-Oh! Duel Monsters sigue siendo una de las series de anime más populares de todos los tiempos.

La serie Yu-Gi-Oh! fue un éxito casi inmediato, ya que llegó a Norteamérica pisándole los talones a la sensación internacional de Pokémon. Aunque la serie no era una clínica en la narración y contaba con una localización ahora infame, era exactamente el tipo de programa de anime que los espectadores norteamericanos estaban esperando.

image 328

Es cierto que las tramas y los personajes eran muy habituales, y que no ocurría casi nada importante fuera del contexto de un juego de cartas de mesa. Pero Yu-Gi-Oh! promovía regularmente el valor del intelecto y el ingenio por encima de la violencia, denunciaba el acoso escolar y fomentaba la tolerancia, mostrando también la importancia de la confianza en uno mismo y la amistad.

Además, la estética general de Yu-Gi-Oh! se caracterizaba por su oscuridad, que lo diferenciaba de otros títulos anteriores. De hecho, el personaje principal es poseído regularmente por el alma de un doppelgänger empíricamente oscuro y con voz de barítono. Aunque esto no parece una idea para un programa de clasificación Y-7, Yu-Gi-Oh! incorporó temas y diseños más oscuros, manteniendo al mismo tiempo un juego de cartas reflexivo y decididamente entretenido. Sin embargo, esa misma oscuridad desempeña un papel mucho más importante en el material original de la serie, y el juego de cartas (ahora mundialmente famoso) uno mucho más pequeño.

image 327

Aunque el juego de cartas Duel Monsters juega un papel centrípeto en todas las tramas importantes y en el desarrollo de los personajes del anime, sólo dos arcos del manga Yu-Gi-Oh! lo involucran. No es hasta el capítulo 60 cuando las tramas empiezan a cambiar hacia argumentos más centrados en el juego de cartas. Hasta entonces, la mayor parte de la historia se centraba en Mutou Yugi y el espíritu del Rompecabezas del Milenio -apropiadamente apodado Yugi Oscuro-, que sometía a los matones y otros villanos a varios juegos psicológicos de muerte, o Juegos de Sombra.

Por ejemplo, en el capítulo 10 del manga “The Cards With Teeth (Part 2)”, Yugi Oscuro selló el alma viva del antihéroe de la franquicia Kaiba Seto en una carta de Duel Monsters, en la que era atacado continuamente por monstruos del juego. Aunque Dark Yugi dice que el castigo es una ilusión temporal, hace que el destino de Kaiba no sea menos horrible. En consecuencia, Kaiba construyó más tarde el parque temático Muerte-T -un parque de atracciones que consiste en versiones mortales de las atracciones clásicas- y atrapó a Yugi y a sus amigos en su interior por venganza.

image 326

Mientras que el anime de Yu-Gi-Oh! se basaba casi exclusivamente en la mecánica y los matices del juego de cartas intercambiables titular, el manga original incorporaba con más regularidad la estética y la mecánica de una serie de terror. Y aunque el anime se desvió bastante de estas mecánicas, no las abandonó por completo.

Más bien, al aparecer con menos frecuencia en el anime, los temas y momentos más oscuros destacaron aún más, lo que contribuyó en gran medida al éxito general de la serie. Es más, a pesar de haber realizado serias desviaciones estéticas y narrativas del material original, la franquicia Yu-Gi-Oh! sigue estando a la vanguardia en los mercados de anime y manga actuales.