image 394

La primera adaptación de Kanon cumple veinte años

Los primeros años de la década de 2000 son responsables de algunos de los nombres más importantes y más longevos del anime. Algunos, como Inuyasha y Samurai Champloo, contribuyeron a inaugurar la nueva edad de oro del anime y alcanzaron la intemporalidad entre los aficionados, tanto antiguos como nuevos. Otros títulos, a pesar de sus propios méritos y popularidad, tuvieron una influencia mucho más sutil en el género y, por tanto, se quedaron a las puertas de la intemporalidad. La adaptación de 2002 de Kanon entra en esta última categoría.

Basada en la novela visual del mismo nombre, Kanon sigue al estudiante de secundaria Aizawa Yuichi, que visita a su prima Minase Nayuki por primera vez en varios años. A pesar de que la visitaba a menudo cuando era niño, Aizawa no recuerda sus encuentros anteriores y, en consecuencia, está alejado tanto de la ciudad como de sus habitantes, incluida Minase.

image 393

La mayor parte de la historia gira en torno a la recuperación de los recuerdos de Aizawa y a la construcción (en algunos casos, la reconstrucción) de las relaciones con las cinco protagonistas de Kanon: su prima Minase Nayuki, la infantil Tsukimiya Ayu, la espadachina Kawasumi Mai, la amnésica Sawatari Makoto y la frágil Misaka Shiori.

A pesar de la apariencia superficial de ser poco más que un anime de harén estándar, Kanon tiene mucho que ofrecer. La serie combina el romance y el drama sin parecer sensiblera, emplea el humor sin rozar la locura y utiliza un grado medido de especulación sin pasarse de la raya. La historia de Kanon es directa y concisa, y sus protagonistas femeninas son el eje central de la misma.

En general, la serie de 2002 de Kanon tenía muchas cosas a su favor. La historia se centraba en los personajes, mezclaba elementos de varios géneros y contaba con un variado elenco de personajes femeninos fuertes. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta todos sus aspectos positivos, es poco probable que Kanon gozara de la misma popularidad si se estrenara hoy en día.

image 392

En primer lugar, Kanon pertenece al género del harén. Las series de anime de harén son notoriamente divisivas, y a menudo – a veces injustamente – se asocian con temas y tendencias ofensivas. Por supuesto, no todas las series son tan escandalosas como High School DxD o la progenitora del género, Tenchi Muyo. Pero una serie como Kanon tendría que esforzarse el doble para distinguirse de otros animes de harén más descarados.

Además, Kanon tiene un problema de carácter evidente e integral: el protagonista. Aizawa Yuichi es un personaje difícil de construir. En comparación con sus cinco homólogas femeninas, Aizawa es anodino, distante y poco desarrollado. Dado que Kanon se inspira en un videojuego en el que los jugadores deben conocer a chicas guapas para discernir los acontecimientos de su pasado, esto no debería sorprender. Sin embargo, aunque es fiel al material de origen, el personaje de Aizawa no es necesariamente propicio para una narrativa elaborada.

Por muy flagrantes que parezcan estas cuestiones, no son indomables. Mientras que un gran número de animes de harén son (por decirlo suavemente) problemáticos, Kanon tiene una seriedad y una sinceridad de la que carecen otros títulos del género, lo que lo diferencia positivamente. En lo que respecta a Aizawa, la solución sería sencilla: alejar el foco de la narración de él y ponerlo en sus brillantes compañeras de reparto. Por muy dudoso que sea el renacimiento de Kanon (un reboot emitido en 2006), la serie podría, si se modificara en un par de aspectos, convertirse en el harem progresivo y elaborado que los fans merecen.