image 15

El concepto de “ignorar fantasmas” en Mieruko-chan es, de hecho, clásico de la cultura asiática

Mieruko-chan ha adoptado un enfoque más cómico del terror con bastante éxito. Las reacciones de Miko al ver a los diferentes espíritus -y su forma de enfrentarse a ellos- han dado lugar a algunos de los escenarios más divertidos de la serie. Su mentalidad de “No dejes que sepan que puedo verlos” es bastante común para alguien en su situación que no está equipado para manejar algunos de los espíritus más peligrosos, o alguien que simplemente está tratando de vivir una vida normal. Pero esta mentalidad no se limita al anime. En realidad, proviene de un concepto real en muchas historias de fantasmas.

image 13

Miko intenta que los fantasmas no sepan que puede verlos, sobre todo porque le dan miedo, lo cual es totalmente justo. La forma en que se le aparecen asustaría a cualquiera que acabe de empezar a verlos. Sin embargo, en muchas culturas también existe la idea de que es mejor ignorar a los espíritus: si saben que uno puede verlos, pueden adherirse y alimentarse de la energía de uno.

Mientras que Hana, la amiga de Miko, no puede verlos, los espectadores de Mieruko-chan pueden verlos alimentándose de su aura. Sin embargo, no la dañan físicamente. Si Hana reconociera a los espíritus, eso les permitiría hacerlo. Al prestarles atención, los alimenta y los hace más fuertes. Por eso los fantasmas que son el centro de los rumores suelen ser más poderosos que un espíritu que nadie conoce. Al ignorar por completo a los seres sobrenaturales que ve, Miko se protege a sí misma y a los demás al no alimentarlos.

Esta idea es común en toda Asia, ya que conectar con el mundo de los espíritus es una práctica más habitual en estas culturas. En otras zonas existe un concepto similar, según el cual conocer el nombre de un espíritu concede el dominio sobre él. Es similar a la escena del exorcismo de El Exorcista o al enfrentamiento de The Conjuring 2. Al reconocer el nombre del espíritu, la persona puede condenarlo o darle poder.

image 14

Cuando una persona puede ver lo que otros no pueden, se abre a más peligro de los espíritus – especialmente si usan sus poderes para tratar de ayudarlos a seguir adelante. Aunque no todos los espíritus son maliciosos, algunos se aprovechan de las personas de buen corazón. La madre de Zen se alimentaba de él, tal y como hacía en vida. Esto ocurrió porque ya tenían un vínculo parasitario, por lo que ella pudo hacerle más daño después de la muerte. Cuando Miko la reconoció y le dijo que liberara a Zen, ella se desbocó. Si los Espíritus del Santuario no hubieran protegido a Miko, lo más probable es que ésta hubiera resultado gravemente herida como mínimo.

Aunque las reglas de funcionamiento de los espíritus en Mieruko-chan no están del todo claras, no todos los fantasmas son malvados y quieren causar daño. Algunos velan por sus familias y quieren ayudar a los vivos. Sin embargo, también son víctimas de los espíritus más violentos que se alimentan no sólo de las emociones de los humanos, sino también de las esencias de otros espíritus. Poco se puede hacer por ellos, ya que si alguien reconoce lo que está pasando, también se convierte en un objetivo y podría hacer que el espíritu sea aún más fuerte. Esto pone a Miko en una posición precaria como alguien que tiene segunda vista. Tiene que tener más cuidado que nadie porque sus poderes son muy fuertes. Por ahora, la ignorancia suele ser una bendición.