visual 6

Shueisha no pudo registrar los patrones de los protagonistas de Kimetsu no Yaiba

La saga de las marcas de Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba continúa ahora que Shueisha ha perdido su apelación para las marcas de los icónicos diseños de Tanjiro, Nezuko y Zenitsu, después de que la Oficina de Patentes de Japón rechazara la concesión de las marcas por no encontrar ninguna “parte de su composición… lo suficientemente distintiva como para ser identificable por sus propios méritos” a principios de este año.

Shueisha solicitó originalmente las marcas de seis diseños de la serie Demon Slayer, incluidos los ya mencionados Tanjiro, Nezuko y Zenitsu, así como Tomioka, Shinobu y Rengoku. A los tres Hashira se les aprobaron sus diseños de marca, pero a los tres no Hashira se les denegó. Shueisha apeló la decisión original el 6 de julio, citando el “borde negro” y “no sólo cuadrados, sino rectángulos” como distintivos del uso decorativo histórico de los diseños.

Estas alegaciones no convencieron al comité de apelación, que escribió que “se puede ver una línea negra en la marca en el borde del cuadrado, pero la línea es difícil de reconocer a simple vista porque no hay margen exterior en el borde” y reafirmó que “no hay partes distintivas que sirvan para distinguir la marca de otros productos”.

18 1
19
20

En un principio, las marcas fueron rechazadas porque el diseño en damero del patrón de Tanjiro se había utilizado al menos desde el periodo Edo, y la oficina utilizó el traje del actor de kabuki Sanogawa Ichimatsu del siglo XVIII como ejemplo de uso histórico. El patrón de Nezuko se asemeja mucho al de asanoha, un diseño que representa hojas de cáñamo en la ropa japonesa que se dice que aleja el mal, que se remonta al periodo Heian de la historia de Japón, y que se utiliza habitualmente en los kimonos de los niños pequeños. El patrón de Zenitsu, por el contrario, son sólo triángulos sin ningún rasgo distintivo.

Shueisha dispone de tres meses, a partir de la presentación de la decisión de denegación el 24 de septiembre, para recurrir de nuevo la decisión y llevar el caso al Comisario de la Oficina de Patentes, que establecerá otro panel para tomar la decisión final.

Fuente: Huffington Post Japan